Mi encuentro con el maestro del cine italiano Mario Monicelli


Mario Monicelli entrevistado por Nicolás Ramos Pintado para Radio Luz (RR)

Mario Monicelli entrevistado por Nicolás Ramos Pintado para Radio Luz (RR)

Fue en 1987 al pie del molino Quimera, grabadora de casete en mano, el lugar en el que abordé al maestro o padre, del cine de comedia italiana Mario Monicelli. Había venido a Campo de Criptana para el rodaje de su nueva película, una coproducción hispano-italiana titulada “I Picari (Los alegres pícaros); Monicelli se sirvió de dos tMario_Monicelliextos clásicos de la picaresca española, “El lazarillo de Tormes” y “Guzmán de Alfarache” para confeccionar el guion.

En el reparto destacaban los aclamados Giancarlo Giannini, Vittorio Gassman y Nino Manfredi; la representación española la componían las bellísimas Blanca Marsillach y María Casanova.

En la banda sonora encontramos como coautor a Lucio Dalla, uno de los músicos más queridos de Italia, conocido especialmente por su composición “Caruso”, que Luciano Pavarotti interpretaría para la banda sonora de la mini-serie de televisión de 1988 “Mamá Lucía” con Sofía Loren en el papel principal.

Acabo de darme cuenta que en tan solo cuatro líneas, han aparecido los nombres de algunas de las figuras más representativas de la cultura italiana, ya para siempre en el recuerdo, tristemente solo en el recuerdo aun cuando podamos seguir disfrutando de su obra.

Pero volvamos con la imaginación a la Sierra de los Molinos de Campo de Criptana. Tras el trabajo de localización, el equipo de decoración había anexado a uno de los molinos una fragua o herrería a la que llegan (desde el mar) dos galeotes, para deshacerse de sus grilletes y cadenas.

i Picari mario monicelliMonicelli preparaba con minuciosidad el rodaje y daba las últimas órdenes a su equipo de producción. Aquella era una mañana de luz cegadora; la figura frágil de ojos pequeños y escrutadores, cubierta la cabeza con un gorra que se me antojó de pescador, se acercó pausadamente hacia mí; tras un cálido apretón de manos y con una amable sonrisa en los labios, respondió, en un casi correcto castellano, a mis cuestiones.

Le pregunté por el reciente estreno en Europa de la coproducción franco-italiana “Speriamo che sia femmina”, con el reclamo de Liv Ullmann y Catherine Deneuve en el reparto; el director evadió con sutileza entra en detalles, era evidente que la comedia no había logrado las expectativas marcadas.

Se extendió en halagos hacia aquel escenario manchego que nos rodeaba, hablando con ilusión de su nuevo proyecto. Una nueva comedia de enredo y engaños, en la que los pícaros pasaban a ser los protagonistas, como estereotipo de la cultura española, tan dada a las pillerías a lo largo de su historia y tan bien reflejadas en las obras clásicas de nuestra literatura en las que Monicelli basó su guion.

Tuvo un cariñoso recuerdo para el Príncipe Totò, para él, uno de los actores de cine, más grandes, del siglo XX.

Mario Monicelli nació en Roma en 1915; con tan solo 20 años estrena en 1935 “I ragazzi della via Paal”. Tras dirigir varias obras consideradas como maestras en el cine italiano; el momento cumbre en su filmografía llega en 1959 con el estreno de “ La gran guerra, la película está valorada como su mejor trabajo cinematográfico; el filme ganó el “León de Oro” en el Festival de Venecia y obtuvo una nominación para los “Oscar”; en el reparto, algunos de sus actores “fetiche”, Vittorio Gassman y Alberto Sordi.

Mario Monicelli falleció en Roma en 2007.

Deja un comentario

Archivado bajo 1987, Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s