¿Somos o no somos Charlie Hebdo?


La Fábrica de e-Lectores de Vicente Climent

FRANCE-ATTACKS-CHARLIE-HEBDO-MEDIA-FRONTPAGE

Yo soy católico. Mal católico, pero católico. Creo en Dios y no me avergüenza decirlo. Por eso me molestan las burlas a los sentimientos religiosos. A los míos y a los de otros. De mi confesión y de las demás. No me disgustan las críticas, ni siquiera las parodias, sólo las mofas. Charlie Hebdo, por lo que estamos descubriendo aquí días después del atentado, ofendería con muchas de sus viñetas a mucha gente de aquí, incluso poco religiosa. Por lo que, en todo caso, se debería poner en manos de la Justicia cada hecho concreto para que los magistrados decidieran uno por uno la prelación entre Libertad de Expresión y el Artículo 525 del Código Penal de 1995, el que reza -nunca mejor dicho- que “incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa…

Ver la entrada original 284 palabras más

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s