Goodbye dear Leonard Cohen


leonard-cohen-2011-billboard-1548

Cuando en 1975 escuché en “Vuelo 605” de Ángel Álvarez aquella canción, me pareció una de las composiciones más melancólicas que había oído en mi vida. El tema llamaba “Suzanne” y venia incluido en el LP de grandes éxitos firmado por Leonard Cohen.

A Cohen le conocíamos en aquellos años por el reiterativo estribillo del  “Lover, Lover, Lover”, single que procedía del LP de 1974 “New Skin for the Old Ceremony”.

No sería hasta 10 años más tarde cuando el hombre de la voz cavernosa volviera a sonar en las radios españolas con “Dance Me to the End of Love”, nº 1 algunas listas de éxitos en España y nº 20 en Superventas de la SER.

Está claro que Cohen nunca fue un artistas de listas de éxitos, brujuleamos Billboard y nada de nada; pero también nos costa que el estaba en otra esfera, una dimensión al margen del éxito popular que hace que el artista brille por lo que es al margen de la industria y el marketing.

Cohen es sentimiento, compromiso, poeta errante amante de poetas muertos como Federico Garcia Lorca al que resucito con sus armonías.

Leonard Norman Cohen (Montreal, Quebec, Canadá, 21 de septiembre de 1934 – Los Ángeles, California, Estados Unidos, 7 de noviembre de 2016)

Bruce Eder dice de Cohen que es «uno de los cantantes y compositores más fascinantes y enigmáticos de finales de los 60».

 En 2011 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

Hace solo unos meses cuando Marianne, su amor de toda la vida agonizaba, Cohen le leía estos versos.

“Bien, Marianne, hemos llegado a este tiempo en que somos tan viejos que nuestros cuerpos se caen a pedazos; pienso que te seguiré muy pronto. Que sepas que estoy tan cerca de ti que, si extiendes tu mano, creo que podrás tocar la mía. Ya sabes que siempre te he amado por tu belleza y tu sabiduría pero no necesito extenderme sobre eso ya que tú lo sabes todo. Solo quiero desearte un buen viaje. Adiós, vieja amiga. Todo el amor, te veré por el camino.”

Según Mollestad, Marianne estaba consciente cuando él leyó la carta, y extendió la mano. En los últimos momentos, el cineasta tarareó Bird on the wire y se despidió con un “so long, Marianne.” El de Marianne fue el destino de las musas: un amor que marca toda su biografía.

Guardar

1 comentario

Archivado bajo Music, MUSICA, New, Noticias, OLD DISC

Una respuesta a “Goodbye dear Leonard Cohen

  1. Pingback: Goodbye dear Leonard Cohen — Valencia Magazine | efemérides

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s